lunes, 2 de diciembre de 2013

COMO CATAR CERVEZA

                                                                         Que es catar? Como hacerlo? Para que hacerlo?
Tomado de @Notasdecerveza

Estas son algunas preguntas que surgen en torno a la cata de la cerveza, razón por la cual agregamos esta sección a nuestros blog.
Catar significa probar, examinar algo para analizar y comprender su gusto o sazón. De esta perspectiva, todos hemos catamos, y lo hacemos, aunque inconcientemente, cada vez que bebemos una cerveza. Si es así ¿por qué no agregarle un par de puntos o datos para hacerlo concientemente y disfrutar más aún de esta maravillosa bebida?
Aquí va entonces con una sencilla guía para el momento de enfrentarnos a la cata de una cerveza.

El proceso de la cata se relaciona directamente con tres sentidos, cuales son: visión, olfato y gusto. Estos se utilizan en algunas de las etapas de la cata.
Las etapas son las siguientes: Preparación, Conocimientos Previos, Aspecto Visual, Aroma, Degustación, Recuerdo Final.
Normas Básicas

La cata de cerveza es completamente diferente a la del vino. Nunca se debe comparar cervezas en relación a la competencia o de distintas marcas, y siempre referirse al Tipo y Estilo, evitando la diferenciación.


Las cervezas deben servirse primero de las menos alcohólicas a las con mayor contenido alcohólico, y de las más claras a las más oscuras.
Las cervezas deben ser servidas a una temperatura específica, y Notas de Cerveza, recomienda, que se haga a una temperatura un poco mayor de lo que se acostumbra. La recomendación normal es: Pilsen 3° a 4° C., Lager y Stout 5° a 6° C., Ale, Abadía, Trapens, Ale Weissbier y Bock de 7° a 8° C., nosotros aconsejamos que se haga uno o dos grados sobre esas temperaturas.
Finalmente, nunca tratar de catar, de forma seria, más de seis cervezas.
Preparación
Este paso es de alguna forma prescindible, si es que no quieres hacer una cata como corresponde. Lo importante en la preparación previa es tener el ambiente y los elementos esenciales para catar.

Lo idea es que sea un ambiente bien iluminado, libre humo, y con una temperatura entre los 18° a 20° C.
Debes también, tener un vaso con agua mineral sin gas  y trozos de pan neutro o algunas galletitas saladas. Además, un mantel blanco sobre el cual mirar la cerveza. Otro tema importante es tener dos vasos para cada cerveza. El primero será para apreciar visualmente la cerveza, con espuma, la que debe ser de unos 1,5 a 2 cms. El segundo será para el olfato y gusto, y se debe servir sin espuma.
El catador tiene que tener un termómetro pequeño a mano y también lápiz y papel. En lo posible se recomienda tener una libreta especial para las catas, de forma de mantener un registro de ellas.

Conocimientos Previos

Lo importante en este paso es básicamente conocer lo que estamos tomando. ¿Qué tengo enfrente? ¿Qué tipo de cerveza es, una Ale o una Lager? ¿De qué estilo es (Stout, Porter, Weissbier, Scotish, Indian Pale Ale, Pilsen, etc.)? ¿De dónde proviene la cerveza (País, región, ciudad, etc.)? ¿Qué grado alcohólico tiene? ¿Sus componentes y si tiene adiciones (avena, arroz, maíz, frutas, etc.)?
Si de antemano se sabe que cerveza se probará, buscar algo de información respecto de las características básicas del Estilo de esta.
Aspecto Visual
Como ya se señaló, se debe servir en dos vasos, uno con espuma y otro sin. En el primero es donde apreciaremos el Aspecto Visual de la cerveza, a saber: Color y Tonalidad, si es Cristalina o Turbia, Vivacidad (gasificación y desprendimiento) y Espuma (Consistencia, Color, Persistencia).
Aroma
El segundo vaso, se llena hasta la mitad y como se dijo, sin espuma. Lo primero será intentar identificar alguno de los aromas de los elementos esenciales de la cerveza, Maltas, Lúpulo y Levaduras. Luego, otros aromas, como frutas, flores y demás. Como tercer aspecto, el alcohol, si es fuerte e intenso o suave (en especial en las cervezas con alta graduación). Posteriormente buscar los aromas añadidos, como podría ser chocolate o alguna fruta. Finalmente si existen aromas indeseados, como óxido, mantequilla rancia o humedad, por ejemplo.
La primera impresión se realiza sin agitar el vaso, para luego captar los aromas moviendo el vaso en círculos.
Cabe señalar que la cerveza es muy rica en aromas y es preferible detenerse unos segundos más de lo acostumbrado en este aspecto, que pasarlo rápidamente o por alto.
Degustación
Importante es que al pasar a la degustación, primero se tome un sorbo para enjuagar la boca y a modo de empapar las papilas gustativas, para luego tomar uno más grande, haciendo que la cerveza recorra toda la boca, identificando los diferentes sabores.
El orden es básicamente el mismo que el para los aromas, por lo que habrá que buscar, Maltas, Lúpulo y Levadura. Especias o Frutas añadidas. Alcohol y finalmente gusto Ácido como el del limón.
Durante la degustación, también  se percibirá el Cuerpo de la cerveza. Esto es la percepción de Viscosidad que queda en la boca. Una cerveza con mucho cuerpo se siente densa y casi se puede masticar, mientras que las con muy poco cuerpo se sienten como agua.
Recuerdo Final
Como último punto, y probablemente el más importante, está el Recuerdo Final que deja la cerveza y cómo se han conjugado todos los componentes en las distintas etapas. ¿Es una cerveza agradable de tomar o no? ¿Se siente compleja o fácil de beber? ¿Invita a ser tomada nuevamente o no? ¿Es una cerveza balanceada (es decir que todos sus componentes son armoniosos y ninguno destaca en exceso sobre los otros) o por el contrario es más bien desequilibrada?
Todas esas preguntas se deben contestar con el recuerdo que nos deja la cerveza luego de ser bebida, pero lo más importante es la sensación general y si finalmente nos produce el deseo de volver a tomarla.
Esperamos que esta pequeña guía sirva de ayuda para la próxima vez que se tenga que enfrentar una cerveza de manera de poder apreciarla de una mejor forma.
¡Salud!
Publicar un comentario