lunes, 21 de febrero de 2011

Aceites aromatizados.

Los aceites aromatizados son fáciles de elaborar y reciben muchas aplicaciones en la cocina con las que se consigue dar un toque especial a los platos.

Se pueden utilizar tanto en platos calientes, como en platos fríos, aunque hay que tener en cuenta que la temperatura suaviza el sabor del aceite. Es importante medir las proporciones bien, ya que algunos tienen un sabor intenso y con unas gotas es suficiente.

Para aromatizar un aceite es importante utilizar uno de buena calidad, preferiblemente de oliva virgen. Bastará con dejar macerar los ingredientes entre 3 y cuatro semanas. Una vez hecho esto, es preferible guardarlos en un sitio oscuro mientras reposan. Esta mezcla se conservará varios meses.

La base siempre es la misma, generalmente bastará con medio litro de aceite de oliva virgen más el ingrediente que queramos utilizar para aromatizar. La cantidad de este ingrediente variará en relación a la intensidad que nos guste.

También hay aceites aromáticos que se pueden hacer al instante, como es el caso del aceite de cebollino. Para hacerlo, basta con picarlo y batirlo con el aceite de oliva, el resultado es muy sabroso y vistoso.

Es aconsejable no mezclar demasiados ingredientes para que no enmascaren el sabor del plato principal y se pueda percibir bien el del propio aceite.

No es aconsejable calentar el aceite para aromatizarlo, puesto que puede superar la temperatura acecuada.

A continuación te damos algunas ideas con las que puedes aromatizar tus propios aceites y dar un toque original a tus platos sin demasiado esfuerzo:

. Aceite de pimienta y hierbas:
Perfecto para arroces, ensaladas y carnes.

1 Cucharada sopera de pimienta en grano,
1 ramita de romero
1 Hoja de laurel
3/4 de litro de aceite de oliva
Dejar macerar durante cuatro semanas.

. Aceite de trufa Blanca:
Exquisito para ensaladas, pastas, pescados e incluso sólo con pan.

Media trufa blanca
3/ 4 de aceite de oliva.
Dejar macerar durante cuatro semanas.

. Aceite de tomate seco:
Ideal para ensaladas y pastas.

4 tiras de tomate seco,
1 rodaja de berenjena,
3 rodajas de calabacín,
1 tira de pimiento rojo,
1 rama de orégano fresco para
3 /4 de litro de aceite de oliva.
Dejar macerar durante cuatro semanas.

. Aceite de guindillas y laurel:
Muy indicado para pizzas.

8 guindillas
2 hojas de laurel
3 /4 de litro de aceite de oliva.
Dejar macerar durante cuatro semanas.

. Aceite de albahaca:
Perfecto para ensaladas.

200 ml. aceite de oliva.
Una flor y tres hojas de albahaca.
Dejar macerar durante tres o cuatro semanas.

. Aceite de ajo:
Utilizado para ensaladas, carnes asadas o a la parrilla y para tostadas.

1 litro de aceite de oliva
1 cabeza de ajos frescos.
Dejar macerar durante tres o cuatro semanas.

. Aceite al limón o a la naranja:
Condimento perfecto para sazonar ensaladas y pescados.

La piel de 1 limón o 1 naranja bien lavados y pelados
1 litro de aceite de oliva.
Dejar macerar durante cuatro semanas.

. Aceite de menta:
Ideal para platos de cordero.

Cortar unas hojas de menta, lavarlas y secarlas bien.
3/4 litro de aceite de oliva.
Dejar reposar surante tres semanas.

. Aceite de eneldo:
Muy adecuada para platos de pescado.

1 cucharada sopera de eneldo fresco.
1 cucharada de café de pimienta
unas gotas de limón
medio litro de aceite de oliva virgen.
Dejar macerar durante cuatro semanas.

Tomado de CocinayCata.com

Buen provecho!

Publicar un comentario