jueves, 4 de septiembre de 2008

El vino y la diabetes.

¿Puede un diabético tomar vino? Como en muchos casos, todo depende. Cabe destacar que se han publicado numerosos estudios que revelan que el vino ayuda al no-diabético a evitar el desarrollo de esta terrible condición.

Se dice que una o dos copas de vino al día (especialmente, vino tinto) ofrecen este beneficio entre tantos otros.

En el caso de los que ya son diabéticos, las recomendaciones de la Asociación Americana de la Diabetes resultan de utilidad.

El vino, como bebida alcohólica, debe ser consumido en moderación por los diabéticos, ya que el alcohol tiene como efecto el contribuir a bajar el nivel de glucosa en la sangre.

Si bien la misma regla de una a dos copas al día mencionada anteriormente para ayudar a prevenir la diabetes sigue aplicando, esta regla aplica generalmente a casos en que uno como diabético tiene su condición bajo control y asume que uno NO tiene el estómago vacío.

Estas parecen cosas de sentido común y lo son, incluso para gente no diabética, pero en el caso de diabéticos es particularmente crítico, porque no seguir estas simples reglas puede conducir a un nivel extremadamente bajo de glucosa en la sangre (producto de muchas copas de vino, o incluso una o dos copitas en un estómago vacío), también conocido como hipoglicemia, que te dejará unos malos recuerdos difíciles de borrar.

El vino, como la mayoría de las cervezas, tiene la ventaja de poseer un nivel de alcohol más bajo que otros licores fuertes. Sin embargo, no debe ser abusado, ya que puede ocasionar los mismos daños que todo tipo de alcohol, cuando se consume en exceso.

Así que, en resumen, si eres diabético, puedes tomar vino, eso si, con moderación.

Tomado de CocinayCata.com

Salud y… Hasta la próxima!!!


 

Publicar un comentario